Saltar al contenido.

Transición mar-tierra

Se da a veces “for granted” que los oceanógrafos no se marean. Pero, la verdad es que nunca se sabe antes de probarlo. Por supuesto, para los científicos del mar lo ideal es sentarse cómodos en la cima del océano por poco tiempo. Pero, este no es el caso para todos. Depende de cada uno acostumbrarse al movimiento del mar, lo que puede tardar poco (minutos) o mucho tiempo (semanas, e incluso meses) o no llegar nunca. Tardar varios días, además, no es muy productivo puesto que siempre tenemos mucho trabajo a bordo y en un día se pueden perder muchos datos.

BIO-Hesperides-laboratorio

Sarah-Jeanne Royer.

A veces, la mente y la presión del trabajo es tan fuerte que el mareo se olvida. En general, una vez que el cuerpo está en concierto con el mar, la vida a bordo se simplifica. La rutina empieza como habéis visto antes y el tiempo pasa un poco mas rápido, hasta que se termina.

Encontrarse en tierra después de 5 semanas navegando es un buen sentimiento. Cada desembarque es un poco especial. La mayoría del tiempo nos encontramos en un sitio distinto del que hemos embarcado. Esta vez, empezamos en Cartagena, España (26oC), paramos en Buenos Aires (32oC) y ahora aquí estamos, en Punta Arenas (4oC). Por supuesto, he perdido mi sangre canadiense y soy más India ahora, porque el frió de aquí me congela como nunca antes.

Bueno, ahora ¿qué pasa cuando llegamos en puerto?. Las actividades de puerto son un poco personales para cada uno: hay grupo de gente que se va rápido del barco para tomar cervezas, otra gente se va a un buen restaurante para probar la gastronomía de la ciudad y hay otros grupos que se apuntan a las visitas turísticas. Sin duda, en mi caso, lo que más me gusta es tomar aire fresco e irme corriendo a los trocitos de la ciudad más verdes que pueda encontrar.

Punta Arenas, es algo fresquito, con mucho viento y no hay parques cerca del puerto para hacer una larga carrera. Lo poquito que he hecho ha sido divertido y bonito. La ciudad me recuerda mucho al Ártico canadiense. He tenido también muchos amigos perritos por la calle, que me han seguido corriendo con mucha alegría.

BIO-Hesperides-laboratorio

Sarah-Jeanne Royer.

Ahora, es el momento de despedirme del barco y volver a Barcelona para seguir con el trabajo de oficina, que será el de mirar todos los datos que hemos recopilado durante las 5 últimas semanas. ¡A ver qué nos cuenta el océano!

Sarah-Jeanne Royer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: