Saltar al contenido.

El Ecodesarrollo

La globalización tiene una dimensión ecológica que se manifiesta en la existencia de riesgos globales como el debilitamiento de la capa de ozono y el cambio climático, los fenómenos extremos, las epidemias, las amenazas a la biodiversidad, etc. Los riesgos globales aumentan la toma de conciencia sobre la globalidad del sistema, evidencian la virtualidad de las fronteras, incrementan el sentido de inseguridad y conllevan a la convicción de la imposibilidad de enfrentarse nacionalmente a estos riesgos y amenazas.

La pérdida de biodiversidad (diversidad genética, de especies y de ecosistemas) se produce como consecuencia de la desaparición de hábitats por la contaminación, la urbanización, la deforestación, la caza y la sobrepesca; así como una agricultura y ganadería intensiva, que responden al modelo de consumo.  Además de la causada por las especies invasoras.

El documental ‘The End of the Line’  (Rupert Murray) muestra el efecto devastador de la sobrepesca sobre los ecosistemas acuáticos:

Dentro de los organismos modificados genéticmanete (OMG), los productos transgénicos generan, de igual modo, un empobrecimiento de la biodiversidad genética, con riesgo de contaminación genética de los ecosistemas naturales; además de suponer un coste social al convertirse en un bien patentado, con el riesgo para el empoderamiento del agricultor que ello implica.

Una mejora en el campo climático requerirá una mejora en la biodiversidad, lo que supone un debate sobre el modelo de desarrollo. Existe una relación interdisciplinaria entre el medio ambiente y el desarrollo. El desarrollo centrado en las personas ya no puede mantener las premisas de crecimiento y se instauran valores comunes como la democratización, gobernabilidad, preservación del medioambiente y el ecodesarrollo; una nueva percepción del riesgo ambiental con un desarrollo sostenible.

El Centre International de Recherche sur l’Environnement et le Développement, señala que el ecodesarrollo persigue, entre otros objetivos: el desarrollo de los recursos para satisfacer las necesidades básicas, el desarrollo de un ecosistema social satisfactorio, el uso racional de los recursos naturales, de productos alternativos, de fuentes energéticas alternativas, etc.

El cambio climático supondrá un cambio en la organización social y en el conjunto de normas y valores que la rigen, llegando a la necesaria modificación de los aspectos de desarrollo de las democracias. Desde el World Watch Institute, apuntan a la importancia del cambio climático por encima de la amenaza del terrorismo internacional a la seguridad; situando las enfermedades infecciosas, el hambre, la falta de agua, el deterioro ambiental y la dependencia del petróleo como verdaderos “ejes del mal” contra el desarrollo.

Se plantea en este punto el reto del ecodesarrollo, para articular un marco internacional que propicie y favorezca los cambios necesarios.  Puesto que, ni la actual estructura de las Naciones Unidas, ni el G-8, ni el G-20, ni la arquitectura financiera y comercial internacional, son capaces de hacer frente y dar respuesta a los problemas estructurales del planeta como el cambio climático, el crecimiento de la población, la migración internacional excesiva, etc.

Llúcia Ribot Lacosta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: