Saltar al contenido.

Reviviendo el Centenario de la experiencia de Shackleton | Mar de Weddell

El día 19 de enero de 1915, hace exactamente 100 años, y en estas mismas aguas del helado Mar de Weddell; Ernest Shackleton a bordo del Endurance y apoyado por una tripulación de 27 hombres escapó por poco a la catástrofe. El Endurance quedó atrapado por el hielo en su expedición hacia la conquista del Polo Sur, poco antes de llegar a la bahía Vahsel.

Fue entonces, cuando comenzó su aventura contra las condiciones extremas de las largas noches polares, el hielo, el intenso frío y la desesperación por liberar el barco, que fue a la deriva en un bloque de hielo durante el invierno antártico. A nosotros nos hubiera tocado vivir algo parecido, sino dispusiésemos de la tecnología necesaria a bordo del Buque ni de la información que nos proporcionan los satélites.

Weddell_Sea

Weddell Sea, plagado de placas de hielo e icebergs.

De esta manera, podemos saber con precisión que zonas se encuentran cubiertas por hielo y cuales no. Esto aquí resulta de vital importancia ya que dicho Mar de Weddell, durante el invierno permanece prácticamente helado alcanzando su banquisa extensiones inmensas. Al llegar la primavera se empieza a derretir lentamente y eso condiciona la navegación que puede realizarse; por lo tanto, cuando más rápido se retire el hielo más cerca del Polo Sur podemos navegar.

Debido a dichas previsiones no nos hemos podido introducir mucho en el Mar de Weddell y nos hemos quedado en las zonas adyacentes alrededor de los 61­-62ºS. Durante estos días, hemos realizados experimentos, días intensivos de muestreo con dos CTD’s por día, un ciclo día noche de 36 horas y muestreos diarios en zodiac.

Todos los días el barco se tenía que reposicionar sin cesar, ya que estábamos completamente rodeados de icebergs y de placas de hielo marino que amenazaban con colisionar con el BIO Hespérides. Sin embargo, no hay mal que por bien no venga. Durante estos días no hemos parado de ver hielos de todos los colores, desde azules a marrones.

Weddell_Sea

Impresionantes icebergs en la Antártida.

Hemos disfrutado de numerosos avistamientos de aves como los Petreles Antárticos, que en bandadas nos sobrevolaban rozándonos la cabeza o los Pingüinos Barbijo, Papua y Adelia; estos dos últimos hasta ahora no los habíamos visto de cerca.

También se ha avistado desde la zodiac a la temida Foca Leopardo, con sus 3 metros de longitud; y numerosos Lobos Marinos.

Leopard_Seal

Foca Leopardo en Weddell Sea.

Hemos podido observar ballenas desde más cerca que otros días, lo malo es que por lo general nunca tienes la cámara a mano cuando aparecen. Estos días, en general, las salidas en zodiac han sido absolutamente espectaculares, nos hemos podido acercar muchísimo a las placas de hielo navegando entre ellas; incluso hemos tenido la suerte de que el marinero Daniel del Toro, nos haya prestado su GoPro para grabar vídeos subacuáticos de icebergs y tomar algunas imágenes de nuestros muestreos en zodiac. Desgraciadamente para ver los vídeos habrá que esperar a la vuelta.

Otro aspecto interesante esta semana, ha sido que hemos estado realizando experimentos con hielo marino. Concretamente, teníamos que seleccionar aquellos hielos que tuviesen microorganismos creciendo en su interior de manera abundante. Este tipo de hielos son muy fáciles de reconocer, ya que suelen encontrarse en la parte inferior de las grandes porciones de hielo marino que quedan sueltas. Respecto a la metodología de recolección ha sido bastante básica, principalmente ha consistido en coger los trozos directamente o romperlos para separarlos de la porción de hielo más grande ya fuese a golpes o incluso hachazos. La elegancia de una técnica no tiene nada que ver con su efectividad.

Así, hemos podido recoger varias decenas de kilogramos de este tipo de hielo tan preciado y que se encuentra en muy pocos lugares. Dichos hielos los hemos introducido en tanques especiales de experimentación para conocer el papel de los mismos en la formación de aerosoles mientras se derriten. Algo que hasta ahora no se había investigado.

Después de estos días, ha tocado trincar todos los aparatos a las paredes y guardarlo todo muy bien en cajas, ya que nos esperan tres días movidos, muy muy movidos. Vamos navegando rumbo a las Islas South Georgia en plena corriente circumpolar de vientos antártica, dónde las tormentas se suceden una tras otra. Fundamentalmente, es como cruzar otra vez el Estrecho de Drake.

Estaremos en las Islas Sotuh Georgia durante unos 3-4 días, para posteriormente volver de nuevo al Mar de Weddell y a sus zonas adyacentes, donde finalizaremos la campaña. Por lo que, contando con volver a Ushuaia, todos los integrantes de PEGASO vamos a cruzar cuatro veces el Estrecho de Drake: la zona navegable más peligrosa del planeta.

A 21 de enero de 2015, Rumbo a Islas Sotuh Georgia.

Pablo Rodríguez Ros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: