Saltar al contenido.

Los costes medioambientales: Refugiados ambientales

“Las pruebas de la gravedad de los riesgos de no actuar o hacerlo a destiempo son en la actualidad abrumadoras. Nos arriesgamos a un daño de una dimensión superior al causado por las dos guerras mundiales del último siglo. El problema es mundial y la respuesta debe ser una colaboración a escala global”.                    

Sir Nicholas Stern, economista británico.

La dimensión ecológica de la crisis actual tiene su raíz en el descenso de la cantidad y la calidad de los recursos naturales, el reparto desigual de los mismos y el incremento de la escasez ambiental, con el impacto social que ello implica.

La degradación ambiental conlleva problemas económicos y sociales, que afectan a las naciones y capas más pobres de las sociedades. Además de suponer la expansión progresiva de la pobreza.

Los costes medioambientales pasan por la erosión y el empobrecimiento de los suelos, con la desertificación de tierras cultivables que supone la pérdida de gran parte de las tierras productivas del planeta. Las catástrofes provocadas por fenómenos extremos derivados del cambio climático como las olas de frío y de calor, las tormentas o el aumento del nivel del mar; inundando tierras de cultivo e incrementando el riesgo de contagio de enfermedades.

Así como, la polución del agua y el aire, el cambio de los patrones de lluvias el agotamiento de los recursos naturales minerales, la pesca, el agua, los recursos hídricos y del territorio. Este agotamiento del medio ambiente y el deterioro ambiental que ocasiona la escasez de recursos, tienen como consecuencia directa  los desplazamientos masivos de población, entre otras.  

Refugiados ambientales

Se trata de los llamados “refugiados ambientales”, cuya llegada al lugar de recepción, que generalmente son países vecinos, puede ocasionar mayor presión sobre el ecosistema, generándose así una nueva fuente de conflictos.

Según la definición del PNUMA, los “refugiados ambientales” son “aquellos individuos que han sido temporalmente desplazados debido  a peligros naturales o accidentes industriales, que han sido permanentemente desplazados por grandes proyectos económicos o de desarrollo o que se han visto obligados a emigrar por el mal procesamiento y depósito de residuos tóxicos”.

En noviembre de 2005 y coincidiendo con la celebración de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climáticolos habitantes de la aldea de Lataw en Vanuatu fueron considerados como los “primeros refugiados a causa del cambio climático”. Cuando, debido a los daños causados por las tormentas, la erosión y la sal en su aldea original, unos 100 residentes de Lataw (Isla Tegua de Vanuatu) fueron realojados tierra adentro.

La Organización Internacional para las Migraciones Ginebra estima en 200 millones el número de “refugiados por motivos climáticospara el año 2050. Frente a estas dramáticas cifras, los retos en la actualidad se basan en la necesidad de la instauración del valor común de la preservación del medio ambiente en las relaciones internacionales. Siendo necesario que la comunidad internacional afronte el problema de la migración forzosa por razones climáticas.

Llúcia Ribot Lacosta

1 Comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: