Saltar al contenido.

¿Cómo garantizar el acceso a la justicia ambiental?

El hombre y su seguridad deben constitur la preocupación fundamental de toda aventura tecnológica. No olvidéis nunca esto cuando estéis metidos de lleno en vuestros planos y en vuestras ecuaciones.

Albert Einstein.

La creciente expansión de las corporaciones multinacionales ha ido acompañada de la violación de los derechos humanos y la degradación ambiental, especialmente en los países del Sur”, advierten desde el Observatorio de Multinacionales en América Latina (OMAL). El impacto de sus actividades, así como el bloqueo del acceso a la justicia, demanda instrumentos para juzgar a las empresas transnacionales (ETNs) por las consecuencias de sus operaciones sobre el medio ambiente, los derechos humanos y los pueblos indígenas.

Pero… ¿Cuáles son estos instrumentos?

Durante la Cumbre de los Pueblos de Río del 2012, se lanzó la Campaña Global para Desmantelar el Poder de las Transnacionales y poner fin a su impunidad, una coalición de 190 movimientos sociales, redes, instituciones y organizaciones de la sociedad civil, alrededor de todo el mundo. Un esfuerzo colectivo para avanzar hacia un sistema efectivo que posibilite la defensa de los derechos humanos y el medioambiente ante las violaciones por parte de las transnacionales.

En 2014, la Campaña organizó una Audiencia del Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP), en continuidad con tres sesiones anteriores organizadas por la Red Bi regional Enlazando Alternativas, que juzgaron hasta 46 casos de violación de derechos humanos en América Latina, cometidos por transnacionales europeas. A su vez, inauguró la Semana de Movilización para Detener los Crímenes y la Impunidad Corporativa, coincidiendo con la última semana de la 26ª sesión del Consejo de Derechos Humanos (CDH) de las Naciones Unidas en Ginebra.

¿Qué es el Tribunal Permanente de los Pueblos?

“El Tribunal Permanente de los Pueblos es un tribunal ético internacional, de carácter no gubernamental, que pretende identificar y difundir casos de violación sistemática de los derechos fundamentales de la humanidad que no encuentran reconocimiento ni respuesta en las instancias oficiales. El caso de las compañías multinacionales es paradigmático: mientras la vulneración de los derechos que cometen se mantiene en la impunidad, el Tribunal Permanente de los Pueblos se convierte en una herramienta para la búsqueda de justicia para los afectados por las operaciones de estas empresas”; así lo define la investigadora del Observatorio de Multinacionales en América Latina (OMAL) – Paz con Dignidad, Erika González.

¿Qué supuso la Audiencia del TPP?

Durante la Audiencia del TPP, representantes de comunidades afectadas testificaron sobre “la devastación medioambiental causada por empresas petroleras, tales como las décadas de contaminación por parte de Chevron en la Amazonía ecuatoriana, y de Royal Dutch Shell en Nigeria“.

La empresa en conflicto es la holandesa Royal Dutch Shell, por las actividades de su subsidiarias en Nigeria, en particular las de la empresa Shell Petroleum Development Company of Nigeria Limited (Fuente: EJatlas).

La empresa holandesa Royal Dutch Shell, en conflicto por las actividades de sus subsidiarias en Nigeria (Fuente: EJatlas).

“Otros casos expusieron cómo los Derechos Humanos son sistemáticamente violados cuando el control del agua pasa de la esfera pública a las manos de las ETNs, como Coca-Cola Company en Colombia; la empresa de aguas israelí Mekorot en Palestina; y la española Hidralia en Guatemala“; estos casos, entre otros, han sido recogidos por las Organizaciones de Justicia Ambiental en el Atlas Global de Justicia Ambiental.

Los casos presentados en la Audiencia del TPP de Ginebra están recogidos y actualizados en un Mapa Temático (ejatlas) del Atlas Global de Justicia Ambiental. Elaborado por la Campaña, a través de la colaboración de algunos de sus miembros: el Transnational Institute (TNI), el Observatorio de la Deuda en la Globalización (ODG) y los movimientos de comunidades afectadas y organizaciones aliadas.

Atlas mundial de Justicia Ambiental, publicado por EJOLT.

Atlas mundial de Justicia Ambiental, publicado por EJOLT.

“La audiencia de Ginebra puso en evidencia las acciones de las transnacionales, la complicidad de los gobiernos en las violaciones, así como la existencia de un régimen hegemónico global legal, económico y político que constituye los elementos sistémicos de una Arquitectura de la Impunidad, tales como los Acuerdos de Libre Comercio e Inversiones”, tal como sostienen las Organizaciones de Justicia Ambiental.

El eco de los testimonios y reivindicaciones presentadas, consiguieron la adopción de una resolución histórica por los gobiernos en el CDH de la ONU, que estableció un grupo de trabajo intergubernamental cuyo mandato consiste en la elaboración de un tratado internacional legalmente vinculante sobre las obligaciones en materia de derechos humanos de las ETNs.

Y en la actualidad… ¿En qué punto nos encontramos?

Entre los días 6 y 10 de julio del 2015, tuvo lugar la primera reunión del grupo de trabajo para la creación del tratado. La Organización ‘Desmantelemos el poder corporativo y pongamos fin a la Impunidad’ recoge los avances de las negociaciones durante reunión del grupo para preparar el Tratado de la ONU.

Destaca la intervención de la representante de los afectados por las operaciones de la minera brasileña Vale de la comunidad de Santa Rita, Estado de Maranhao (Brasil), Rosiane Mendes, quien hizo hincapié en la necesidad del tratado: “No tenemos medios o mecanismos para tener acceso a la justicia o para reclamar nuestros derechos, por lo que debemos pedir a otras organizaciones y movimientos que reporten los hechos y presenten nuestras propuestas a los Estados, que deben escuchar las voces de las personas y no a las corporaciones”.

La primera reunión concluyó con la adopción de un primer informe que marca las pautas a seguir: “Los Estados ahora deben continuar las consultas entre reuniones significativas, sobre todo con las personas afectadas por los abusos de las empresas transnacionales, para asegurar un progreso real en la próxima ronda de negociaciones”, destacó Brid Brennan del TNI.

Ello resalta “la importancia de fomentar la participación de los estados en este proceso para poner fin a la impunidad de las empresas y crear mecanismos fuertes para hacer cumplir los derechos humanos”, tal como subraya la Organización.

Llúcia Ribot Lacosta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: